Novedades

Ingeniería en Sistemas: una carrera en la que es imposible aburrirse

27/08/2021
Verónica Tortorella, Ingeniera en Sistemas y Master en Ingeniería (por Investigación) por la Universidad ORT Uruguay, cuenta sobre las posibilidades que le brinda la carrera a nivel personal y laboral, que le permite viajar, conocer gente y lugares nuevos, trabajar en equipos multidisciplinarios, y enfrentar nuevos desafíos que la mantienen activa y le permiten explorar su creatividad.
Verónica Tortorella,  graduada de Ingeniería en Sistemas

Sos Ingeniera en Sistemas y tenés una Maestría en Ingeniería, ¿siempre supiste que te gustaba esta área?

¡No, para nada! Me gusta contar mi historia porque cuando estaba en el liceo no tenía idea de lo que quería hacer de grande y, sin embargo, 15 años después me encanta lo que hago y la carrera que elegí.

Desde chica siempre me gustó la matemática y el arte, pero siempre pensé que ambas ramas eran incompatibles y no encontraba ninguna carrera que combinara las dos. Sabía que no quería hacer nada rutinario y me apasiona resolver problemas, así que después de pasar varios días viendo videos de YouTube sobre las diferentes opciones de carreras, decidí darle una oportunidad a la ingeniería.

¿Qué descubriste que te permite Ingeniería en Sistemas que no te imaginabas?

En primer lugar me di cuenta de que la Ingeniería en Sistemas es un 50 % capacidad de análisis y otro 50 % de creatividad. Diferentes personas pueden resolver un mismo problema de formas muy diferentes y eso me parece superinteresante. Esto hace que el intercambio de opiniones sea muy rico y te hace plantearte cuestiones que de otro modo no se te habrían ocurrido.

Lo que me lleva al segundo punto, que es la importancia del trabajo en equipo. Muchas veces en las películas vemos al ingeniero retratado en un cubículo escribiendo código estilo The Matrix, ¡pero eso está muy alejado de la realidad!

El trabajo en equipo y el intercambio de opiniones son dos pilares de la Ingeniería en Sistemas, donde cada integrante aporta un enfoque distinto, los cuales son necesarios para llegar a una solución final óptima.

Si sos como yo, que se aburre fácilmente, la Ingeniería en Sistemas es fantástica. Una semana te encontrás diseñando un sistema bancario, la siguiente semana tal vez pasás a trabajar para una empresa de viaje y un mes después podés estar diseñando un sistema para drones. ¡Imposible aburrirse!

En tu discurso de graduación mencionaste que eran pocas mujeres estudiando la carrera. ¿Cómo fue tu experiencia y cómo ves el rol de las mujeres en la ciencia y tecnología?

Sí, sin duda en la carrera éramos menos mujeres que hombres y yo creo que eso viene de un estereotipo social que considera a la ingeniería como una carrera de hombres. Sin embargo, la ingeniería no tiene género ni edad. Por suerte, de a poco se va derribando el mito y cada vez somos más mujeres en el área.

En mis años de docencia en la Universidad ORT Uruguay pude ver un aumento en el porcentaje de mujeres en ciencia y tecnología, pero tenemos que seguir tratando de que más mujeres se animen.

Para lograrlo, me parece muy importante compartir nuestra experiencia como mujeres en IT con mujeres de otras áreas, con chicas en el liceo e incluso con niñas de todas las edades.

Estás viviendo en Inglaterra, ¿cómo se dio esa oportunidad?

Con mi novio nos fuimos a trabajar a San Francisco unos meses y nos encantó la experiencia. Es una ciudad muy cosmopolita que nos permitió conocer personas y costumbres de todas partes del mundo. Y si son foodies como nosotros, la oferta gastronómica es increíble, ahí podés probar comida de todas partes del mundo, hasta conseguimos milanesas y empanadas bien uruguayas.

Al volver a Uruguay, nos dimos cuenta de que queríamos seguir conociendo otros lugares y, como teníamos un buen nivel de inglés, decidimos empezar a entrevistarnos con empresas de Reino Unido. Fue todo muy loco porque mis entrevistas fueron desde Uruguay por Skype y sin cámara. Una vez aceptada la oferta, empezamos con los preparativos y cuatro meses después nos mudamos a Londres. Así que recién me conocieron personalmente cuando fui a la oficina por primera vez.

¿Cuál es tu rol dentro de la empresa Wunderman Thompson?

Soy Technical lead en un proyecto de e-commerce para una de las marcas de ropa más grandes en el Reino Unido, con más de 10 millones de clientes en Europa.

Mi rol consiste en analizar los requerimientos del cliente, diseñar una solución que se adapte a sus necesidades y finalmente gestionar el equipo de modo tal de cumplir los objetivos en el tiempo estimado, asegurando que la solución implementada cumpla con nuestros estándares de calidad. Como decía antes, el día a día se basa en un poco de análisis y otro poco de creatividad.

¿Tu trabajo te permite trabajar remoto, te da flexibilidad para poder hacerlo?

¡Sí! Si hay algo bueno que nos ha dejado la pandemia es que nos permitió darnos cuenta de que no precisamos ir a la oficina para hacer nuestro trabajo y que lo podemos hacer desde cualquier parte del mundo. Lo único que precisamos es la laptop y una buena conexión de internet. Esto también ha permitido integrar equipos con personas en distintas partes del mundo. En este preciso momento mi equipo está formado por personas en Reino Unido, China, India y Lituania.

Incluso algunas empresas han cerrado sus oficinas, adoptando el trabajo remoto como metodología de trabajo. Creo que esto va a ser muy beneficioso para Uruguay, dado que sus profesionales están muy bien posicionados internacionalmente y con el trabajo remoto ya no se necesita una visa o mudarse a otro país. Simplemente se envía la laptop por correo y al siguiente lunes ya son parte de un equipo.

En mi caso particular, me siento muy afortunada de poder hacer lo que me gusta desde cualquier parte del mundo.